Tributación de los planes de pensiones en el IRPF en 2022

En los últimos 2 años las aportaciones máximas a los planes individuales han sufrido un recorte de 6500 euros.

Para 2022 los Presupuestos Generales del Estado contemplan una nueva reducción de 500 euros en la aportación individual máxima a los planes privados con derecho a deducción en el IRPF. Pasará, por tanto, de 2.000 euros a 1.500 euros anuales. 

Por su parte, las aportaciones máximas a los planes de empresa con derecho a deducción subirán 500 euros, desde los 8.000 a 8.500 euros, de esta forma, en cojunto la aportación total con beneficios fiscales se mantiene en 10.000 euros anuales. 

Recordemos que los planes de pensiones son un instrumento de ahorro a largo plazo que se encuentra sujeto a 2 tipos de fiscalidad, por un lado la correspondiente a las aportaciones realizadas, que suponen beneficios fiscales, y por otro la tributación por el rescate del plan de pensiones, donde los fondos que se obtienen son considerados como rendimientos de trabajo y, como tal, aumentan la base imponible del IRPF, y por tanto los impuestos que hay que pagar. Los tramos para 2022 son: 

  • ​Hasta 12.450 euros: 19%
  • De 12.450 euros hasta 20.200 euros: 24%
  • De 20.200 euros hasta 35.200 euros: 30%
  • De 35.200 euros hasta 60.000 euros: 37%
  • De 60.000 euros hasta 300.000 euros: 45%
  • De rentas superiores a 300.000 euros: 47%