¿Puedo ser despedido por acudir con COVID al trabajo?

La COVID-19 no solo ha puesto sobre la mesa cuestiones médicas, sino también legales. Con la vuelta al trabajo y con el virus todavía presente, han tenido lugar situaciones antes impensables como la presencia de bajas laborales masivas por contagio, las cuales han supuesto todo un reto administrativo debido al volumen de peticiones. También, han surgido dudas como la de si puedo ser despedido por acudir con COVID al trabajo. Si tú también te has planteado esta pregunta, en este artículo te damos respuestas basándonos en un caso real ocurrido en España.

Caso real en España

Un vigilante de seguridad del Palacio de Justicia de Segovia, acudió durante tres días seguidos a su puesto de trabajo pese a presentar síntomas compatibles con la Covid-19. Al cuarto día, el trabajador presentó una baja por incapacidad temporal alegando que presentaba “enfermedad por coronavirus”.

Ese mismo día, al conocer dicha baja, se desinfectó todo el edificio judicial, así como las dependencias del control de seguridad.

Por su parte, la empresa que contrató al vigilante de seguridad recibió una queja por parte del Presidente en la que este exponía su indignación ante el riesgo al que habían estado expuestos todos los trabajadores y pidiendo que dicho vigilante no fuera destinado nunca más a esas dependencias judiciales.

Ante dicho comunicado, la empresa contratante le envió al vigilante de seguridad una carta en la que se dejaba constancia de su despido disciplinario alegando indisciplina y desobediencia en el trabajo, así como una grave transgresión de la buena fe y abuso de confianza.

Decisión judicial

El Tribunal de Justicia de Castilla y León, en la Sentencia 402/2021 de 3 Sep. 2021, Rec. 432/2021, declaró la improcedencia deldespido condenando a la empresa a que, en un plazo de cinco días desde la notificación de la sentencia, opte entre readmitirle en el mismo puesto, condiciones y efectos, o indemnizarle en la suma de 19.462,25 €, con abono, en el primer caso, de los salarios dejados de percibir desde la fecha del despido hasta la notificación de la sentencia. Sin costas.

La Sala argumentó que, pese a que la empresa había establecido un protocolo a seguir en situaciones de contagio por Covid con el fin de evitar otros contagios, en ningún momento se había informado al trabajador sobre el mismo. Por ello, y atendiendo a criterios de proporcionalidad y gradualidad en función de las circunstancias concurrentes, concluimos que, en los términos que se han dado por probados, no concurren la gravedad y culpabilidad exigibles para justificar un despido disciplinario.

Por tanto, la decisión del juez fue que, debido a que el empleado no conocía las pautas, no se le podía reprochar, ni mucho menos despedir, que acudiera a su puesto de trabajo con síntomas. No suponiendo esto, ninguna falta grave.

Por otro lado, en la sentencia también se ha especificado que el despido no tiene el carácter discriminatorio. Esto se debe a que la causa de su despido no fue el hecho de estar infectado por el virus, sino el incumplimiento del protocolo establecido por el servicio de prevención de riesgos laborales de la empresa.

Entonces, ¿es posible despedir a un empleado por acudir con COVID al trabajo?

Ante la pregunta de si alguien puede ser despedido por acudir con Covid al trabajo, la respuesta sería que depende. Si se ha notificado al trabajador de los pasos concretos para proceder ante dicha situación y no las cumple, sí que podría ser despedido. Pero si, como en el caso que hemos expuesto anteriormente, la empresa no lo comunica de ninguna forma, el despido sería improcedente.