El Impuesto sobre Sociedades: qué es, quién está obligado a pagarlo y cómo se presenta

Son varios los impuestos que las empresas están obligadas a pagar. Entre ellos, encontramos el Impuesto sobre Sociedades. En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre este.   

¿Qué es el Impuesto sobre Sociedades?

El Impuesto sobre Sociedades (IS) es un tributo que deben pagar las empresas y que grava los beneficios que obtienen por su actividad.   

El tipo general del Impuesto sobre Sociedades es del 25% y se aplica sobre el resultado contable de la empresa (ingresos menos gastos). Pero, además del tipo general, existen otros porcentajes de aplicación diferentes según sean:    

  • Entidades de nueva creación durante el primer periodo impositivo. Se aplica el 15%, excepto que tributen a un tipo inferior.  
  • Colegios profesionales y sindicatos cuyas actividades no estén exentas, tributan al 25%.   
  • Entidades cuya finalidad no sea lucrativa que cumplen la Ley 49/2002 y tributan al 10%.  
  • Entidades de fondos de regulación del mercado hipotecario que tributan al 1%.   
  • Fondos de pensiones que lo hacen al 0%.  

Dicho porcentaje se aplica sobre todo el territorio español, a excepción del País Vasco y Navarra, que tienen su propia regulación, aunque el gravamen es muy similar. Por otro lado, el tipo general del Impuesto sobre Sociedades en las Islas Canarias es del 4%, con el fin de promover el desarrollo económico de la zona.  

Tipos nominal y efectivo

Al resultado contable se le tienen que aplicar deducciones y bonificaciones que hagan que se reduzca la cuantía que la empresa debe pagar.  

  • El tipo nominal es, por tanto, el impuesto que la empresa debe pagar sin aplicar dichas deducciones, y que es del 25% sobre los beneficios.  
  • El tipo efectivo es el que realmente se aplica teniendo en cuenta las posibles bonificaciones.  

Las deducciones y bonificaciones que se aplican tienen un sentido y están estipuladas por ley. Existen tres tipos:  

  • Técnicas.
  • Por doble imposición. 
  • Para incentivar determinadas actividades.  

Si quieres saber más sobre las deducciones y bonificaciones aplicables a las inversiones en innovación puedes leer el artículo Cómo beneficiarse de las deducciones de I+D+i en el Impuesto de Sociedades

¿Quién está obligado a pagar el Impuesto sobre Sociedades?  

El Impuesto sobre Sociedades deben pagarlo todas las empresas y personas jurídicas. Sin embargo, existen excepciones, como los entes del sector público, que están exentos del pago de este gravamen.   

Otras entidades están parcialmente exentas del pago del Impuesto sobre Sociedades como: las fundaciones y asociaciones sin ánimo de lucro, ONG, asociaciones empresariales y partidos políticos, entre otros.  

¿Cómo se calcula este gravamen?

Como hemos mencionado, el Impuesto sobre Sociedades grava los beneficios o resultados contables de las empresas, por lo que es fundamental llevar la contabilidad de una forma correcta para evitar errores.  

Para calcular la cantidad a pagar no bastará simplemente con restar los gastos a los ingresos y multiplicar el resultado por el 25% (o el porcentaje que corresponda). Es necesario realizar ajustes o correcciones, según los criterios establecidos por la Ley 27/2014 (Ley del Impuesto sobre Sociedades).  

Dichas correcciones pueden ser de carácter temporal o permanente y ser tanto positivas como negativas. Por ejemplo: hay gastos pagados por la empresa que no podríamos declarar como tal porque fiscalmente no son deducibles, como ocurre con las multas de tráfico.  

Por otro lado, hay que tener en cuenta que se pueden aplicar beneficios fiscales que harán que la cantidad a pagar disminuya. La reserva de capitalización, por ejemplo, permite que la empresa aumente sus fondos a cambio de un menor reparto de beneficios de los socios. Además, es posible compensar las pérdidas de ejercicios anteriores. 

Al resultado que obtengamos se aplica el tipo de gravamen que corresponda y se le restan los pagos a cuenta ingresados durante el ejercicio de liquidación, así como las deducciones o bonificaciones a las que se tengan derecho.  

¿Cómo se presenta el Impuesto sobre Sociedades y cuándo se paga?

El Impuesto sobre Sociedades, Modelo 200, se presentará obligatoriamente por vía telemática. El plazo de presentación será los 25 días naturales siguientes a los 6 meses posteriores a la conclusión del período impositivo. Para los ejercicios que coincidan con el año natural se realiza del 1 al 25 de julio.  

Durante el ejercicio también se liquidarán los Pagos fraccionados, Modelo 202. Estos se deben pagar los 20 primeros días de los meses de abril, octubre y diciembre de cada año. Todas las empresas están obligadas a pagar el pago fraccionado en función de la modalidad de cálculo en la que estén dadas de alta, si: 

  • Modalidad artículo 40.2 LIS, si la cuota del último Impuesto sobre Sociedades presentado fue positiva. 
  • Modalidad artículo 40.3 LIS, resultado contable positivo de los 3, 9 y 11 meses del año.   

Las empresas no tendrán que presentar el pago a cuenta cuando la cuota del impuesto del último Impuesto sobre Sociedades presentado o los resultados acumulados del ejercicio sean cero o negativos, según la modalidad a la que estén acogidas.  

La liquidación del Impuesto sobre Sociedades requiere conocer la normativa legal en materia fiscal. Si necesitas asesoramiento, ponte en contacto con nuestro equipo de asesores fiscales de CE Consulting  o busca tu oficina más cercana. Asegúrate de realizar el Impuesto de la manera más beneficiosa para tu empresa y evita sanciones por desconocimiento de la normativa.