Ganancias y pérdidas, que hacer con estos resultados

Llega el final del año y toca realizar un análisis de los resultados obtenidos durante el ejercicio. El balance puede ser positivo, es decir arrojará beneficios, o bien negativo, es decir, tendré pérdidas, en cualquiera de los dos casos es importante conocer con distribuir el resultado en nuestra contabilidad.

¿Qué hacer en caso de que mi balance sea positivo?

Veremos primero el supuesto de que tengamos ganancias, te presentamos las opciones contables a tener en cuenta para una correcta aplicación del mismo, utilizando todas las opciones posibles; es decir, observaremos los siguientes supuestos:

  • Compensaremos resultados negativos de otros ejercicios.
  • Dotaremos las reservas
  • Repartiremos dividendos
  • Asignaremos el remanente

Compensación de resultados negativos de otros ejercicios

Lógicamente, el primer paso sería nivelar el saldo de pérdidas de ejercicios anteriores (en el caso de que existieran); sin olvidar que esta compensación es obligatoria cuando las pérdidas acumuladas de otros ejercicios supongan que el patrimonio neto de la sociedad sea inferior al Capital Social. El asiento contable sería el siguiente:

  • ( €) Resultados del Ejercicio (cuenta 129)

     a

Resultados negativos ejercicios anteriores (Cuenta 121) (€)

Dotaremos las reservas

Aquí se contabilizarán tanto las reservas legales como las estatutarias, si las hubiera, y las reservas especiales.

La dotación a reservas legales está establecida en un 10% del beneficio obtenido, hasta un mínimo del 20% del Capital Social,

  • ( €) Resultados del Ejercicio (cuenta 129)

     a

Reservas legales (Cuenta 112) (€)

Reservas voluntarias (Cuenta 113) (€)

Reservas especiales (Cuenta 114) (€) (*)

(*) Son de dotación obligatoria cuando se haya dispuesto de estas reducciones en el Impuesto de Sociedades

Repartimos dividendos

No tan rápido. Recuerda que el reparto de dividendos sólo puede llevarse a cabo siempre que el patrimonio neto sea superior al capital social y, por supuesto, no quede por debajo de éste con motivo del reparto

  • ( €) Resultados del Ejercicio (cuenta 129)

     a

Dividendos a pagar (Cuenta 526) (€)

Posteriormente, esta cuenta se cancelará a medida que el reparto se haga efectivo, teniendo en cuenta las retenciones practicadas a los socios por este concepto.

  • ( €) Dividendos a pagar (Cuenta 526)

     a

Tesorería (bancos) (Cuenta 572) (€)

Retenciones (Cuenta 4751) (€)

Asignación al remanente

Y acabamos. El saldo de los beneficios no aplicado a las cuentas anteriores lo llevaremos a la cuenta de Remanente.

  • (€) Resultados del Ejercicio (cuenta 129)

     a

Remanente (Cuenta 120) (€)

¿Qué hacer en caso de que mi balance sea negativo?

Vamos a ver ahora que hacer en caso de que cerremos el ejercicio con resultados negativos, a continuación te mostrados las diferentes alternativas contables

que pueden aplicarse cuando el resultado es negativo; para ello, tendremos en cuenta los siguientes supuestos:

  • Dejando las pérdidas del ejercicio en el Balance.
  • Compensando el resultado negativo contra el Remanente
  • Compensando el resultado negativo contra las Reservas
  • Compensando el resultado negativo con Aportación de los socios
  • Reduciendo el capital
  • Además, la repercusión negativa del impuesto de sociedades

Dejar las pérdidas del ejercicio en el Balance.

Si se opta por esta fórmula, la acción más habitual consiste en traspasar el saldo a una subcuenta donde quede expresado el año al que pertenece la pérdida.

( €) Resultados negativos ejercicios anteriores (cuenta 121)

                                                 a

                                                   Resultados del Ejercicio (Cuenta 129) (€)

Es evidente que esta opción no es precisamente “estética”, ya que este resultado negativo quedará demasiado a la vista en nuestro balance hasta que, en sucesivos ejercicios, se produzcan beneficios. Por ello, dentro de las posibilidades de cada empresa, lo más recomendable sería diseñar un plan estratégico de compensación, tal y como se expresa en los puntos siguientes.

La compensación puede realizarse sobre una o varias cuentas, de la forma que la Junta Directiva determine.

Compensar el resultado negativo contra Remanente

De existir saldo en la cuenta de Remanente de la empresa puede imputarse el importe acordado, ya sea parcialmente o por la totalidad de las pérdidas. Su movimiento sería como sigue:

( €) Remanente (cuenta 120)

                                               a

                                                Resultados del Ejercicio (Cuenta 129) (€)

Compensar el resultado negativo contra Reservas

En este caso hay que tener en cuenta un par de cuestiones:

  • Las cuentas de Reservas Legales sólo se utilizarán en el caso de que no existan otras reservas disponibles.
  • Las entidades que aplicaron su beneficio fiscal por Reservas de Nivelación, deberán compensar éstas en primer lugar.

( €) Reservas (cuenta 11-)

                                               a

                                              Resultados del Ejercicio (Cuenta 129) (€)

Compensar el resultado negativo con Aportación de los socios

Para este supuesto, el desembolso a satisfacer por los socios debe quedar reflejado como sigue:

( €) Bancos (cuenta 572)

                                               a

                                               Aportaciones de socios (Cuenta 118) (€)

Para, posteriormente, proceder a su compensación:

(€) Aportaciones de socios (Cuenta 118)

                                                a

                                               Resultados del Ejercicio (Cuenta 129) (€)

Reducir el capital

Para este caso, el procedimiento contable sería como sigue:

(€) Capital Social (Cuenta 100)

                                                a

                                               Resultados del Ejercicio (Cuenta 129) (€)

Repercusión negativa del impuesto de sociedades

Una vez decidida la forma del tratamiento contable de las pérdidas, es sumamente importante reflejar el crédito fiscal correspondiente a las base imponible negativa, el cual debe hacerse cuando en los años sucesivos se prevea revertir esta situación de pérdidas.

(€) Créditos por pérdidas a compensar (Cuenta 4745)

                                               a

                                               Impuesto diferido (Cuenta 6301) (€)

La Zona Especial Canaria (ZEC) flexibiliza sus requisitos. Más opciones para tributar al 4% en el Impuesto sobre Sociedades.

La Zona Especial Canaria (ZEC) es un instrumento de política económica autorizado por la Comisión Europea. Consiste en un conjunto de ventajas y beneficios fiscales creado dentro del marco del Régimen Económico y Fiscal de Canarias (REF) cuyo fin es promover el desarrollo económico y social del archipiélago y la diversificación de su estructura productiva. 

La finalidad de esta zona de baja tributación es facilitar el establecimiento de nuevas sociedades en el archipiélago canario que desarrollen determinadas actividades económicas. Para ello, se establecen unas condiciones fiscales muy beneficiosas, únicas en la Unión Europea. 

Entre todas las ventajas fiscales que prevé la ZEC destaca de manera significativa la aplicación en el Impuesto sobre Sociedades de un tipo impositivo del 4%, a diferencia del tipo general en España del 25%. 

La Zona Especial Canaria y el Impuesto sobre Sociedades

De todas las ventajas fiscales que incluye la ZEC destaca de manera significativa un tipo de gravamen del 4% en el Impuesto sobre Sociedades, en comparación con el tipo impositivo del Impuesto actual del 25%. Este tipo impositivo reducido se aplicará sobre unos límites de base imponible atendiendo a la creación de empleo, según lo señalado en el siguiente cuadro.

Tabla que muestra el Impuesto de Sociedades en la Zona Especial Canaria

El pasado 13 de agosto se publicó en el BOE la Circular 1/2022, de 4 de julio, del Consejo Rector del Consorcio de la Zona Especial Canaria que modifica uno de los requisitos principales de esta exención: el de la inversión mínima en activos fijos afectos a la actividad. 

Requisitos necesarios para acceder al Impuesto sobre Sociedades del 4% 

Anteriormente, los requisitos para acceder al incentivo se podrían resumir en los siguientes: 

  • Ser una entidad o sucursal de nueva creación con domicilio y sede de dirección efectiva en el ámbito geográfico de la ZEC
  • Residir en Canarias, al menos, uno de los administradores. 
  • Realizar una inversión mínima de 100.000 € (para las islas de Tenerife y Gran Canaria) o de 50.000 € (en el caso de La Gomera, El Hierro, La Palma, Fuerteventura o Lanzarote) en activos fijos afectos a la actividad, dentro de los 2 primeros años desde el momento de su inscripción. 
  • Crear, al menos, 5 o 3 puestos de trabajo según se trate de las islas capitalinas o no, dentro de los 6 meses siguientes al momento de la inscripción y mantener este promedio durante los años que esté adscrita a la ZEC. 
  • Que el objeto social de la empresa esté dentro de las actividades permitidas en el marco de la ZEC. 

Modificación: Menor inversión mínima si se contratan más empleados 

Pues bien, estos requisitos se mantienen, pero la citada modificación legislativa permite sustituir el requisito de inversión mínima de 100.000 € para las islas capitalinas o de 50.000 € para el resto de isla por la contratación de más empleados. De esta forma, se abren más opciones para acceder a este significativo incentivo fiscal. 

¿Qué tipo de proyectos empresariales pueden beneficiarse de este cambio en la inversión?

La exención es aplicable a nuevos proyectos empresariales en tres supuestos

  • Sociedades de “actividad intensiva en conocimiento”: entidades que tengan la condición de pequeña y mediana empresa (PYME) innovadora o su actividad esté dirigida a su obtención.  
  • Empresas que realicen “actividades relativas a sectores prioritarios” para el desarrollo de Canarias por sus grandes posibilidades de crecimiento, como son el audiovisual, los videojuegos, el tecnológico y científico. 
  • Todas aquellas sociedades de “actividades intensivas en recursos humanos” que aumenten su contratación por encima del requisito mínimo exigido (5 y 3 empleados dependiendo de la isla). Para este supuesto la inversión mínima se irá reduciendo en función del número de empleados que se contraten de forma proporcional. 
¿Cuántos empleados deben contratarse?

Tanto las sociedades de actividad intensiva en conocimiento como aquellas que realicen actividades relativas a sectores prioritarios deberán crear, al menos, seis puestos de trabajo en las islas capitalinas y cuatro puestos de trabajo en las islas no capitalinas. Es decir, un puesto de trabajo más del requisito mínimo exigido. 

Fiscalidad en Canarias: otras ventajas de la ZEC 

Las ventajas fiscales que ofrece la Zona Especial Canaria a las empresas incluyen beneficios para otros impuestos directos como el Impuesto sobre la Renta de no residentes e indirectos como el IGIC y el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. 

Impuesto sobre la Renta de no Residentes

En relación con el Impuesto sobre la Renta de no Residentes, quedarán exentos de retención en España los siguientes conceptos:

  • dividendos distribuidos por filiales entidades ZEC a sus sociedades matrices residentes en otro país,
  • intereses y demás rendimientos obtenidos por la cesión a terceros de capitales propios
  • ganancias patrimoniales derivadas de bienes muebles obtenidas sin mediación de establecimiento permanente

A estos efectos, esta exención se aplica a las rentas obtenidas por residentes en cualquier estado cuando tales rentas sean satisfechas por una Entidad ZEC y procedan de operaciones realizadas material y efectivamente en el ámbito geográfico de la ZEC.

Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados

Asimismo, las Entidades ZEC estarán exentas de tributación en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados en los siguientes casos:

  • La adquisición de bienes y derechos destinados al desarrollo de la actividad de la Entidad ZEC en el ámbito geográfico de la ZEC.
  • Las operaciones societarias realizadas por las Entidades ZEC, salvo su disolución.
  • Los actos jurídicos documentados vinculados a las operaciones realizadas por dichas entidades en el ámbito geográfico de la ZEC.

IGIC

En el régimen de la ZEC estarán exentas de tributación por el IGIC las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas por las Entidades ZEC entre sí, así como las importaciones de bienes realizadas por las mismas.

Por último, teniendo en cuenta los límites establecidos por la normativa comunitaria en materia de acumulación de ayudas, bajo ciertas condiciones, la ZEC es compatible con otros incentivos fiscales del REF como la Reserva para Inversiones en Canarias (la RIC) o la deducción por activos fijos nuevos (la DIC).

¿Qué actividades están permitidas en el marco de la Zona Especial Canaria?

En relación con las actividades susceptibles de desarrollarse al amparo de la ZEC son muy diversas tanto en la industria como en el ámbito de los servicios y el comercio mayorista. Se destacan, sin embargo, algunos bloques sectoriales que por su carácter diversificador constituyen importantes nichos de negocio para potenciales inversores con la consiguiente contribución a la modernización del aparato productivo y comercial de las Islas. De este modo, se proponen las siguientes oportunidades de negocio compatibles con la ZEC:

  • Servicios a empresas y outsourcing: actividades de consultoría y gestión empresarial, ingeniería, arquitectura, diseño, relaciones públicas marketing y comunicación, etc.
  • Audiovisual: largometrajes, cortometrajes, series de televisión, animación y dibujos animados, consultoría informática, proceso de datos, alojamiento web y portales web, etc.
  • Sector marítimo: reparación, montaje, mantenimiento, transporte y logística, suministros, aprovisionamiento, avituallamiento, construcción de embarcaciones de recreo, inspección y control, etc.
  • Transporte, logística y distribución: depósito, almacenamiento y manipulación de mercancías centrales de llamadas para recibir pedidos, facilitar información sobre productos, actividades postales, etc.
  • Turismo: Tour operadores, agencias de viaje, servicios de reserva y organización de excursiones, parques temáticos, fabricación de todo tipo de productos turísticos para hoteles y restaurantes que amplíen la oferta mayoritaria de sol y playa, mantenimiento y limpieza de complejos hoteleros y de ocio, actividades de seguridad privada, etc.
  • TIC: software y servicios digitales, servicios de telecomunicaciones, proveedores de redes, localización GPS, plataformas tecnológicas, etc.

ZEC: una fiscalidad muy ventajosa para las empresas 

Sin duda estamos ante uno de los beneficios fiscales más potentes de toda Europa. Permite atraer a todo tipo de inversores a las islas para establecer negocios, destacando especialmente todos aquellos que se desarrollen de forma online. 

En resumen, la ZEC es una zona de baja tributación que permite beneficiarse de la aplicación del tipo de gravamen reducido del 4%, considerablemente inferior al tipo general del 25%.  

La flexibilización del requisito de inversión mínima permitirá fomentar la inversión en Canarias para favorecer el crecimiento del ecosistema empresarial. El objetivo es fomentar determinados sectores y así posicionar a Canarias como el destino ideal de inversiones en industrias sostenibles, creativas e innovadoras. 

No hace falta buscar la mejor fiscalidad en otro lado. Está en España, está en Canarias. Empieza a tributar al 4% en el Impuesto sobre Sociedades.

Todo lo que debes saber sobre la retribución variable

La retribución variable es aquella en la que una parte del sueldo se obtiene en función de un criterio de rendimiento establecido previamente. Puede ser una recompensa o un premio, totalmente independiente del sueldo base habitual. La obtención o no de esta retribución dependerá de los objetivos que establece la empresa y que siempre deben ser precisos y claros. 

Como no existe regulación legal sobre este tipo de retribución, el devengo, el cálculo y su forma de pago deben estar expresamente pactados en convenio colectivo o en el contrato de trabajo. En este artículo ahondamos en los aspectos más importantes para implantar adecuadamente la retribución variable en tu empresa.

Retribución variable por objetivos

Este tipo de retribución se da cuando la empresa implementa un plan de retribución variable que depende de lograr unos objetivos. Estos deberán establecerse de manera clara y tienen que ser comunicados a los trabajadores. Si la empresa no establece o no comunica los objetivos, las personas trabajadoras tienen derecho a cobrar el variable, aunque no hayan alcanzado el objetivo, ya que los trabajadores no sabían cuál debían cumplir (Sentencia de la AN del 6 de mayo de 2019). 

Bonus

El bonus es un sistema retributivo vinculado a la productividad de la persona trabajadora o a la situación y resultados de la empresa. Los objetivos fijados para lograr esta retribución deberán ser realistas. Si la empresa fija un objetivo inalcanzable o no deja claras las condiciones del pago del bonus, los trabajadores tendrán derecho a cobrarlo. Es independiente de los resultados obtenidos.  

El bonus se considera salario y, por tanto, deberá incluirse en el cálculo de la indemnización por despido o por la extinción del contrato de trabajo. La cuantía que se debe tomar como referencia para el cálculo del bonus en la indemnización por despido es el importe devengado el año anterior. 

Gratificaciones

La gratificación es una forma voluntaria de retribución extraordinaria con carácter subjetivo cuya motivación puede ser variada, desde la obtención de unos resultados excepcionales o la realización de un esfuerzo extraordinario por parte de la persona gratificada.  

Cuando la gratificación se realiza puntualmente a todos los trabajadores y la empresa sabe que es algo excepcional, deberá dejar claro en su comunicación que se trata de un abono único y que no tiene por qué repetirse en el futuro.  

Pero, si este pago se repitiera durante varios años, los afectados podrían considerar que se trata de una condición más beneficiosa que se ha incorporado a sus contratos. 

Ana Alarcón, coordinadora del área laboral en CE Consulting, recomienda a las empresas que definan muy bien las medidas de retribución variable a ofrecer a sus trabajadores para que la comunicación de las mismas sea clara, sin generar ningún tipo de duda o confusión. “Solo si se hace de esta forma, se conseguirá el efecto que estas medidas buscan, evitando cualquier problema entre la empresa y trabajador”.  

Retribución variable en startups

Las comisiones, los bonus por objetivos o los incentivos, son las formas más comunes para en este tipo de retribución. Sin embargo, en startups o empresas tecnológicas de reciente creación, es posible acordar la participación del empleado en los beneficios de la empresa. Por ejemplo, a través de acciones.  

Así, la empresa ofrece un número de acciones a los directivos o trabajadores por un precio inferior al del mercado. De esta forma, el trabajador se convierte en titular de estas acciones, las cuales se transforman en un porcentaje de salario. En estos casos, el coste para la empresa es la diferencia entre el coste de la acción y el precio de cotización.

La retribución variable para atraer y retener talento

El sistema de retribución de las empresas se ha convertido en una baza importante para atraer y retener el talento en las organizaciones. Los diferentes tipos de retribución forman parte de la negociación a la hora de realizar una contratación. 

Atracción de talento

Esther Carrasco, directora de RRHH integrales y outsourcing de CE Consulting, recomienda a las empresas que necesitan incorporar talento a sus equipos que trabajen muy bien la oferta de compensación. Para ello, es necesario ofrecer a los candidatos un paquete retributivo competitivo, analizando antes el mercado y el sector al que pertenece la empresa.  

Las condiciones con las que se diseña la oferta pueden marcar la diferencia entre que candidatos óptimos para las vacantes de la empresa decidan avanzar en nuestro proceso de selección o no. Aunque la última palabra en los procesos de atracción de talento la tiene la organización, el candidato también decide si un determinado proyecto cubre o no sus expectativas profesionales y salariales. Según Carrasco, “captar talento ‘a golpe de talonario’ con el salario fijo es algo muy complicado para la mayoría de empresas. Se corre el peligro de entrar en un ‘burbuja inflacionaria’, como ya ocurrió en el sector inmobiliario y de la construcción antes de 2008. O como se percibe actualmente con perfiles IT”.  

Retención

La retribución variable, además de su impacto en la atracción como parte importante de la estrategia de employer branding, influye también en la retención. Al estar directamente relacionada con el reconocimiento del desempeño influye en la motivación, en el rendimiento y aumenta el sentido de pertenencia y el compromiso. Este tipo de retribución, asegura Carrasco, “aporta mayor flexibilidad de costes para la compañía y le permite dirigir los esfuerzos hacia los objetivos que considere más adecuados”.  

En el caso de las acciones, el impacto es igualmente positivo. El acuerdo favorece la permanencia del trabajador en la empresa y permite un mayor rendimiento y esfuerzo individual.  

En todos los casos, es importante tener en cuenta que la retribución variable forma parte del salario. No debe confundirse con las retribuciones extra-salariales, como cuando la empresa compensa un gasto adelantado por el trabajador o indemniza por un traslado de domicilio.  

Claves para la captación de fondos públicos en el Tercer Sector

Una asociación o fundación tiene multitud de opciones disponibles de captación de fondos públicos. A pesar de ello, es esencial que se informen sobre estos, los conozcan bien y establezcan un plan de acción para conseguirlos porque no es tarea fácil. Por ello, desde CE Consulting te contamos algunos aspectos a tener en cuenta.

Captación de fondos públicos: por qué

A la hora de plantear una propuesta de fondos públicos, las entidades sin ánimo de lucro deben revisar todos los requisitos y ajustar la solicitud en base a la estrategia, objetivos y valores internos de la fundación o asociación. Los fondos que llegue a conseguir podrán utilizarlos para diferentes fines. Uno de estos puede ser acometer la estrategia de la entidad, resolver un problemaatender una necesidad de los stakeholders relacionados con la entidad o conseguir recursos para el desarrollo de iniciativas propias. En ocasiones, las entidades no disponen de los recursos necesarios para su día a día, o sufren retrasos en la entrega de otros fondos o, incluso, no tienen la suficiente madurez para hacer frente a sus gatos iniciales.

Además de estas razones, los fondos públicos deben servir para aportar innovación. Por muy tradicional que sea la entidad o el sector, siempre debe ir un paso más allá, aportando valor a la sociedad. También los fondos públicos tienen que permitir replicar la iniciativa en otros territorios, es decir, que no se quede solo el beneficio o valor añadido de esos fondos en una demarcación territorial, sino que ese esfuerzo que se haya hecho pueda replicarse en otras zonas, con la misma problemática o necesidad. Y finalmente, los fondos públicos deben servir para divulgar y generar impacto social. Es fundamental que las entidades informen de lo que realizan para que se conozcan sus actividades y su impacto real en la sociedad.

Paso a paso para captar fondos públicos

El primer paso, y más importante, es tener claridad de los objetivos de la entidad sin ánimo de lucro. Actualmente, existen multitud de herramientas (medios de comunicación, RRSS, newsletters, etc.) para informarse y conocer las diferentes opciones de fondos públicos existentes. Según Isabel Balbontín, Directora de Proyectos Europeos e I+D+i en CE Consulting, “la entidad sin ánimo de lucro no debe desviarse de su camino. En ocasiones, por inercia, o por desconocimiento solicita unos fondos y no otros, que incluso se desvían del foco de la entidad”.

El siguiente paso es conocer los intereses de los stakeholders de la asociación o fundación. Es importante tenerlos en cuenta siempre en las actividades que esta desarrolla o pone en marcha porque son parte esencial de la entidad.

Contar con un asesoramiento externo es otro aspecto fundamental a la hora de captar fondos públicos. Esto es así debido a la cantidad de convocatorias existentes y la dificultad que implican su solicitud y gestión, por el gran número de recursos que precisan. Para Balbontín, “lo ideal es que la entidad se centre en el objetivo de su materia y deje todos los aspectos de solicitud y gestión de convocatorias de fondos en mano de especialistas, los cuales le acompañarán y asesorarán en todo”.

La formación y el análisis de convocatorias y recursos disponibles. Es necesario que los profesionales de la entidad conozcan los conceptos relacionados con esta materia, las fuentes de información disponibles, cómo presentar una convocatoria, etc. El análisis de estas es básico ya que cada una tiene unas características y requisitos diferentes, que la entidad debe tener en cuenta y conocer muy bien para evitar problemas a posteriori.

Requisitos para acceder a convocatorias nacionales y europeas

La entidad sin ánimo de lucro debe ser consciente que existen unos requisitos o exigencias mínimas para acceder a unos fondos públicos. Uno de ellos es que la entidad esté legalmente constituida en la UE. En caso que la solicitud sea a nivel nacional, debe estar al corriente con el Estado.

Al solicitar fondos públicos, la fundación o asociación deberá también cumplir los requisitos que exija cada convocatoria y presentar un proyecto o actividad alineado con los objetivos de la entidad, es decir, que se vea reflejado en sus Estatutos. Balbontín asegura que muchas instituciones solicitan fondos públicos que, aunque están alineados con su estrategia, no está reflejado en sus estatutos. Ante ello, recomienda revisar y, en su caso, modificar estos, si es necesario.

Y, lo más importante, que la asociación o fundación tenga capacidad de ejecución y/o, en su caso, subcontratar, y experiencia en la gestión de esos fondos, por lo que la experta recomienda comenzar por la solicitud de fondos más pequeños e ir avanzando, poco a poco, hacia otros.

¿Todo tipo de gasto es subvencionable?

Cualquier gasto corriente que tenga una entidad no lucrativa puede ser financiado por fondos públicos, sin intensidad de hasta el 125%. “Hay convocatorias que tienen una intensidad del 100% que al sumar los costes indirectos de la propia entidad pueden llegar hasta el 125%” explica Balbontín. En este sentido, los gastos pueden ir desde gastos de personal, equipamiento, material fungible, subcontrataciones, expertos, viajes/desplazamientos, acciones de divulgación, material divulgación, gastos de consultoría, auditoría o costes indirectos.

Un aspecto a tener en cuenta es que el IVA no es subvencionable, por lo que no se debe incluir en las solicitudes. A pesar de todo, hay muchas entidades sin ánimo de lucro que están exentas de IVA. Por tanto, en estos casos, sí sería subvencionable.

Claves de una buena solicitud de captación de fondos públicos

Una estrategia de captación de fondos debe ajustarse a la convocatoria. Para ello, debe ser breve, clara, con objetivos realistas, medibles, centrados en el foco de su misión, entretenida y concreta porque al evaluador le llegan cientos de propuestas. Además, debe contar con una visión de futuro. Para Balbontín “mostrar esa visión de futuro es muy importante porque la entidad que subvenciona busca siempre el efecto de apalancamiento, es decir, que a través de los fondos pueda acelerarse el cumplimiento de unos objetivos”.

Aunque la entidad no tenga el personal suficiente o necesario para implementar una iniciativa con los fondos solicitados, puede indicarlo en su propuesta/solicitud, y, una vez se le aprueben esos fondos, contratar los perfiles necesarios.

La piedra angular para el éxito de cualquier propuesta es incorporar un plan de comunicación con el que se comunique y difunda tanto la inversión que se está aportando a la entidad así como la actividad a desarrollarse, los objetivos, el impacto real, etc.

Consejos antes de presentar una convocatoria

  • Existencia real de una necesidad.
  • Compromiso de integrar el proyecto en el día a día de la entidad. Lo ideal es incluirlo en su espacio diario y que todo su personal sea consciente de ello, participando de una u otra forma.
  • Formación y/o asesoramiento externo.
  • Seguimiento del proyecto con una contabilidad separada para ser siempre muy transparentes.
  • Inicio de solicitud con fondos sencillos que ayuden a la entidad a entrenarse en esta materia. Luego, avanzar con otras convocatorias más complejas y de mayor impacto.
  • Análisis de la capacidad de prefinanciación de la entidad.

Toda esta información fue presentada en una mesa redonda “Claves de la captación de fondos públicos europeos y de fondos privados para el Tercer Sector” dentro del marco del Máster en Dirección de Captación de Fondos para ONL (Fundraising) – UCM en Dirección de Captación de Fondos para ONL (Fundraising) – Universidad Complutense de Madrid.

Multa de 10.000 euros por llamadas comerciales de Vodafone a una mujer inscrita en la lista Robinson.

Las molestas llamadas comerciales, siguen siendo un problema que muchas personas no saben cómo parar. Cada vez más personas conocen la lista Robinson y la utilizan como solución a ese problema, sin embargo, muchas personas son escéptica y creen que la inscripción no va a cambiar nada, que no funcionará. Pero los datos nos demuestran lo contrario, si bien debemos matizar que debe pasar un tiempo prudencial, dos meses como máximo, desde la inscripción hasta poder restringir todas llamadas, superando este periodo, que las compañías sigan llamando tiene consecuencias legales, un ejemplo de ello es lo ocurrido de manera reciente con Vodafone, misma compañía que tuvo una sanción el año pasado.

Pero ¿por qué la lista Robinson tiene ese poder? Esto se debe a que la legislación establece, según el artículo 48 LG y el artículo 21 RGPD, que los usuarios tienen derecho a no recibir llamadas automáticas u oponerse a las mismas.  Al inscribirse en la lista Robinson, se considera que el usuario se está oponiendo a estas llamadas, y por ello, no les está permitido a las compañías realizarle llamadas publicitarias atendiendo al derecho del usuario.

Con lo mencionado anteriormente, ha quedado patente que las llamadas comerciales a las personas que están en la lista Robinson están multadas. Sin embargo, sigue ocurriendo que las compañías hacen caso omiso a esta advertencia en muchas ocasiones, esto puede deberse a que la mayoría de las personas no denuncia esta llamada ya que en los casos que se denuncia, siempre hay consecuencias para la compañía. Un ejemplo de ello es el caso ocurrido reciente con Vodafone, ya que el consumidor decidió reclamar ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) por recibir estas llamadas comerciales pese a haberlas rechazado previamente.

 En este caso, la consumidora afectada denuncia que recibió una primera llamada en la que no escuchaba nada y una segunda que tuvo una duración de un minuto con carácter comercial, de una campaña publicitaria de Vodafone. Sin embargo, en la resolución pública de la AEPD, se recoge que la llamada fue realizada por la empresa. TECNOCUBE MARKETING S.L, que realizaba una campaña publicitaria de Vodafone.

Vodafone reconoce que el teléfono de la declarante esta en la lista Robinson, pero niega que los números que realizaron la campaña pertenezca a sus colaboradores. Aun así, mediante un rastreo se pudo detectar que el teléfono provenía de TECNOCUBE MARKETING S.L, empresa que ofreció su nombre a la afectada en la llamada, presentándose como colaboradora de Vodafone.Como consecuencia la AEPD ha establecido una sanción de 10.000 euros a TECNOCUBE MARKETING S.L, pero no directamente a Vodafone, a pesar de que es una empresa que recurrentemente realiza campañas publicitarias para la operadora.

A modo de conclusión podemos decir que a pesar de que la lista Robinson no sea efectiva en todos los casos, si estamos inscritos en ella podremos reclamar y obtener alguna compensación económica.

El Impuesto sobre Sociedades: qué es, quién está obligado a pagarlo y cómo se presenta

Son varios los impuestos que las empresas están obligadas a pagar. Entre ellos, encontramos el Impuesto sobre Sociedades. En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre este.   

¿Qué es el Impuesto sobre Sociedades?

El Impuesto sobre Sociedades (IS) es un tributo que deben pagar las empresas y que grava los beneficios que obtienen por su actividad.   

El tipo general del Impuesto sobre Sociedades es del 25% y se aplica sobre el resultado contable de la empresa (ingresos menos gastos). Pero, además del tipo general, existen otros porcentajes de aplicación diferentes según sean:    

  • Entidades de nueva creación durante el primer periodo impositivo. Se aplica el 15%, excepto que tributen a un tipo inferior.  
  • Colegios profesionales y sindicatos cuyas actividades no estén exentas, tributan al 25%.   
  • Entidades cuya finalidad no sea lucrativa que cumplen la Ley 49/2002 y tributan al 10%.  
  • Entidades de fondos de regulación del mercado hipotecario que tributan al 1%.   
  • Fondos de pensiones que lo hacen al 0%.  

Dicho porcentaje se aplica sobre todo el territorio español, a excepción del País Vasco y Navarra, que tienen su propia regulación, aunque el gravamen es muy similar. Por otro lado, el tipo general del Impuesto sobre Sociedades en las Islas Canarias es del 4%, con el fin de promover el desarrollo económico de la zona.  

Tipos nominal y efectivo

Al resultado contable se le tienen que aplicar deducciones y bonificaciones que hagan que se reduzca la cuantía que la empresa debe pagar.  

  • El tipo nominal es, por tanto, el impuesto que la empresa debe pagar sin aplicar dichas deducciones, y que es del 25% sobre los beneficios.  
  • El tipo efectivo es el que realmente se aplica teniendo en cuenta las posibles bonificaciones.  

Las deducciones y bonificaciones que se aplican tienen un sentido y están estipuladas por ley. Existen tres tipos:  

  • Técnicas.
  • Por doble imposición. 
  • Para incentivar determinadas actividades.  

Si quieres saber más sobre las deducciones y bonificaciones aplicables a las inversiones en innovación puedes leer el artículo Cómo beneficiarse de las deducciones de I+D+i en el Impuesto de Sociedades

¿Quién está obligado a pagar el Impuesto sobre Sociedades?  

El Impuesto sobre Sociedades deben pagarlo todas las empresas y personas jurídicas. Sin embargo, existen excepciones, como los entes del sector público, que están exentos del pago de este gravamen.   

Otras entidades están parcialmente exentas del pago del Impuesto sobre Sociedades como: las fundaciones y asociaciones sin ánimo de lucro, ONG, asociaciones empresariales y partidos políticos, entre otros.  

¿Cómo se calcula este gravamen?

Como hemos mencionado, el Impuesto sobre Sociedades grava los beneficios o resultados contables de las empresas, por lo que es fundamental llevar la contabilidad de una forma correcta para evitar errores.  

Para calcular la cantidad a pagar no bastará simplemente con restar los gastos a los ingresos y multiplicar el resultado por el 25% (o el porcentaje que corresponda). Es necesario realizar ajustes o correcciones, según los criterios establecidos por la Ley 27/2014 (Ley del Impuesto sobre Sociedades).  

Dichas correcciones pueden ser de carácter temporal o permanente y ser tanto positivas como negativas. Por ejemplo: hay gastos pagados por la empresa que no podríamos declarar como tal porque fiscalmente no son deducibles, como ocurre con las multas de tráfico.  

Por otro lado, hay que tener en cuenta que se pueden aplicar beneficios fiscales que harán que la cantidad a pagar disminuya. La reserva de capitalización, por ejemplo, permite que la empresa aumente sus fondos a cambio de un menor reparto de beneficios de los socios. Además, es posible compensar las pérdidas de ejercicios anteriores. 

Al resultado que obtengamos se aplica el tipo de gravamen que corresponda y se le restan los pagos a cuenta ingresados durante el ejercicio de liquidación, así como las deducciones o bonificaciones a las que se tengan derecho.  

¿Cómo se presenta el Impuesto sobre Sociedades y cuándo se paga?

El Impuesto sobre Sociedades, Modelo 200, se presentará obligatoriamente por vía telemática. El plazo de presentación será los 25 días naturales siguientes a los 6 meses posteriores a la conclusión del período impositivo. Para los ejercicios que coincidan con el año natural se realiza del 1 al 25 de julio.  

Durante el ejercicio también se liquidarán los Pagos fraccionados, Modelo 202. Estos se deben pagar los 20 primeros días de los meses de abril, octubre y diciembre de cada año. Todas las empresas están obligadas a pagar el pago fraccionado en función de la modalidad de cálculo en la que estén dadas de alta, si: 

  • Modalidad artículo 40.2 LIS, si la cuota del último Impuesto sobre Sociedades presentado fue positiva. 
  • Modalidad artículo 40.3 LIS, resultado contable positivo de los 3, 9 y 11 meses del año.   

Las empresas no tendrán que presentar el pago a cuenta cuando la cuota del impuesto del último Impuesto sobre Sociedades presentado o los resultados acumulados del ejercicio sean cero o negativos, según la modalidad a la que estén acogidas.  

La liquidación del Impuesto sobre Sociedades requiere conocer la normativa legal en materia fiscal. Si necesitas asesoramiento, ponte en contacto con nuestro equipo de asesores fiscales de CE Consulting  o busca tu oficina más cercana. Asegúrate de realizar el Impuesto de la manera más beneficiosa para tu empresa y evita sanciones por desconocimiento de la normativa.  

¿Por qué es importante la valoración de empresa?

El valor de una empresa es el importe que se le asigna a esta en función de los activos que tiene, de los pasivos que debe, de su capacidad de generar resultados y de la aplicación de diferentes técnicas y métodos de valoración. En este artículo vamos a profundizar en por qué puede resultar interesante o esencial realizar una valoración de empresa. Según el objetivo de la valoración deben adoptarse unos métodos u otros y asumir determinadas premisas u otras.

valoracion-empresa

¿Por qué realizar una valoración de empresa?

A lo largo de los años, hemos visto como los empresarios han analizado diferentes parámetros de su actividad empresarial, en función de sus objetivos o por distintas razones. Algunas veces, en búsqueda de la máxima eficiencia; otras, para fijar precios, decidir sobre la contratación y retribuciones de sus empleados o para decidir si afrontar o no un nuevo proyecto.  

Al margen de ello, un buen administrador empresarial debería medir y cuantificar periódicamente el valor de la empresa por varios motivos. 

En primer lugar, porque dicha medición le proporcionará información sobre la utilidad del negocio. Además, la evolución que siga esa valoración de la empresa le proporcionará información sobre si en la empresa se están tomando decisiones acertadas o no. 

En base a ello, y de forma general, podría decirse que una gestión adecuada en el tiempo aumenta el valor de una empresa y, en caso contrario, provocaría una caída de su valor. 

¿Cuándo se debe valorar una empresa?

A parte de las razones ya mencionadas, existen otros motivos específicos por los que un empresario debería valorar su empresa. 

Venta de la empresa

En caso de querer vender la empresa, bien en su totalidad o de manera parcial tras la segregación de una rama del negocio. Claramente, el importe que se obtenga al vender respondería a la negociación que se desarrolle entre comprador y vendedor. Este es un dato único y es el precio de la operación. Previamente a la negociación, tanto vendedor como comprador deben realizar una valoración. Este valor no es único, siempre contiene aspectos subjetivos, con independencia del método de valoración que sea empleado. Por ello, ambas partes defenderán su valoración y se alcanzará el acuerdo en el precio.  

Necesidad de recursos propios

Este supuesto se da cuando la empresa precisa recursos propios para afrontar nuevas inversiones. También si se encuentra en un proceso de expansión. Al igual que en el otro supuesto, tanto los inversores interesados como la empresa deben tener presente el valor de la misma. En resumen, un inversor, generalmente, busca la rentabilidad de la inversión. Y, por tanto, deben buscarse métodos de valoración basados en crecimiento y aumento de valor futuro para compararlo con el precio realmente aportado en la inversión.   

Fusión de empresas

La valoración de empresa es fundamental en este caso para afrontar la actividad empresarial con las ventajas de las sinergias conseguidas y de una mayor dimensión. Sin duda, el acuerdo de la ecuación de canje —correspondencia entre las acciones entregadas de cada empresa fusionada y las recibidas de las resultantes de la fusión— deberá responder a las valoraciones de las empresas participantes en dicha fusión. Debe recordarse que estas operaciones siempre están sujetas al control tributario. Por tanto, los informes de valoración para determinar el valor de cada entidad que interviene en la operación son fundamentales.  

Transmisión hereditaria y sucesión

Se da cuando un empresario quiere distribuir su patrimonio total entre sus herederos para lograr la igualdad económica entre las diferentes partes de la herencia. La valoración de la empresa le permitirá definir las partes que percibirá cada uno. Y, por tanto, servir a sus deseos de reparto. Así mismo, al igual que en caso anterior, estas operaciones son en multitud de ocasiones objeto de comprobación por parte de las autoridades tributarias. Contar con una buena valoración aporta seguridad jurídica a la operación. 

Finalmente, y a modo de ejemplo, explicar que la valoración de empresa es esencial ante una controversia sobre la residencia fiscal de un empresario que tenga empresas en España y en el exterior. Esta información le servirá para decidir el Estado de su residencia a efectos fiscales, la determinación de su Núcleo de Intereses y/o Actividades Económicas.  

¿Cuándo una valoración de empresa es acertada?

Como se ha indicado anteriormente, toda valoración incorpora hipótesis subjetivas e interpretaciones que modifican el resultado de dicha valoración. No se debe confundir valor y precio. Ahora bien, para saber la veracidad de un informe de valoración se debe prestar atención a que este haya sido sometido a un doble contraste y a un análisis de sensibilidad.

Un contraste, simplemente, es la comparativa de resultado de diferentes métodos de valoración. Es decir, si los valores obtenidos por diferentes métodos de valoración se encuentran próximos, entonces el valor obtenido es robusto y fiable.

Tan importante como el contraste de valor es realizar un análisis de sensibilidad.  Este consiste en determinar cuánto cambia el valor obtenido con un método de valoración, respecto del cambio en las variables introducidas en el modelo. Por ejemplo, cuánto cambia el valor actual de los flujos de tesorería de una compañía si aumenta el riesgo país en un porcentaje. O cuánto cambia el valor obtenido por aplicación de múltiplos sobre el EBITDA si cambia en una unidad el múltiplo o el incremento de ventas previsto. 

¿Quién realiza la valoración de empresa?

Aunque cualquier persona con conocimientos contables y financieros podría realizar esta tarea, es importante contar con profesionales cualificados que sepan aplicar la metodología más adecuada de valoración en cada caso. Además de realizar una correcta interpretación de los resultados obtenidos.

Hay que recordar que, en numerosas ocasiones, la valoración de empresa, entidad o negocio es susceptible de ser objeto de litigios. Por ello, los profesionales, además de realizar la valoración, deben tener conocimientos suficientes para defender dicho valor, ya sea en una negociación o en un juzgado.

Ley de Startups: la norma que fomenta la innovación, reduciendo trámites e incorporando incentivos fiscales

A final de este año 2022 se espera la entrada en vigor de la Ley de Startups: una importante norma que establecerá un marco jurídico a las empresas digitales e innovadoras basadas en un rápido crecimiento. Una norma que se suma a la Ley Crea y Crece y que suponen novedades en la creación de empresas. Te contamos las peculiaridades de esta normativa para empresas emergentes, que busca reducir trámites y que incorpora incentivos fiscales interesantes. 

¿En qué consiste la Ley de Startups?

El Proyecto de Ley del Ecosistema de las empresas emergentes, más conocido como Ley de Startups, busca principalmente simplificar los trámites para la creación de nuevas empresas. Es un impulso al emprendimiento innovador porque, además, establece ciertos incentivos fiscales. 

Gracias a la norma, en seis horas será posible constituir una empresa mediante un documento único electrónico y realizar la inscripción en el registro mercantil. Esto siempre que se utilicen los estatutos tipo. 

¿Cuándo entra en vigor la Ley de Startups?

En este momento se encuentra en trámite parlamentario. Se espera que su entrada en vigor se produzca antes del mes de diciembre de 2022. 

¿A qué empresas afectará la norma?

Las empresas que quieran regirse por esta normativa deberán cumplir con las siguientes características: 

  • Tener un carácter innovador y de nueva creación. También pueden regirse por esta norma aquellas empresas con un máximo de cinco años desde su constitución o de siete en caso de formar parte del sector biotecnológico, de energía o de industria. 
  • Tener su sede social o establecimiento permanente en España y un porcentaje mayoritario de la plantilla con contrato en España. 
  • No ser empresas cotizadas, ni haber distribuido dividendos. 
  • Su volumen de negocio no pude superar los cinco millones de euros.  

¿Quién define qué empresas son startups?

ENISA (Empresa Nacional de Innovación SA) es una empresa pública dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Esta entidad estará a cargo de acreditar qué empresas son consideradas como startups y, por tanto, pueden acceder a los beneficios de la ley de Startups.  

Para información y gestiones, se establecerán puntos de atención al emprendedor y una oficina nacional del emprendimiento.  

Novedades fiscales y sociales de la Ley de Startups

Por un lado, esta ley incluye varias novedades fiscales. La primera es que, en el Impuesto sobre Sociedades (IS), la tributación al tipo reducido será del 15% durante 4 ejercicios. Además, será posible el aplazamiento automático de las cuotas de este IS o la exoneración de pagos fraccionados durante 2 ejercicios.  

Además, las empresas que se acojan a esta norma podrán beneficiarse de deducción del 50% en el IRPF por la adquisición de acciones o participaciones de entidades de nueva creación. También será posible una exención de las stock options en el IRPF de hasta 50.000€.   

Adicionalmente, se ofrece una mejora del régimen fiscal en el IRPF para que los trabajadores desplazados fuera del territorio nacional vuelvan a España.  

 Por otro, en cuanto a novedades sociales, la norma suspende durante tres años la obligación de cotizar doblemente en el caso de emprendedores que trabajen también por cuenta ajena.   

Otros Beneficios de la Ley de Startup

  • Exención de aranceles notariales, registrales y del BORME en determinados casos.  
  • La dispensa durante 3 años de la causa de disolución por desequilibrio patrimonial, o la agilización de la inscripción registral.  
  • Eliminación del requisito de obtener el número de identificación de extranjero para los inversores no residentes

Canal de denuncias: ¿Qué es? ¿Qué empresas tienen que implementarlo?

Con la entrada en vigor en 2021 de la Directiva 2019/1937 de la UE de Protección de los Denunciantes de Infracciones (Directiva Whistleblowing) se puso sobre la mesa la obligación de que las empresas habilitasen un canal de denuncias interno para que los empleados, o cualquier tercero que colabore con ellas, pueda formular denuncias de forma anónima. También para informar a la empresa sobre comportamientos alejados de la ética o presuntamente ilegales. Además, el Consejo de Ministros ha aprobado el Proyecto de Ley que regula la protección de las personas que informen sobre corrupción, transponiendo la mencionada directiva europea. Debido a esta obligatoriedad, los canales de denuncia están en auge. En este artículo responderemos a las preguntas más frecuentes que suelen tener las empresas en relación a este asunto.

¿Qué es un canal de denuncias interno?

Un canal de denuncias interno consiste en un sistema de alertas. Este avisa a la unidad responsable de cumplimiento normativo y alta dirección sobre presuntas malas prácticas en la gestión de una empresa u organización. El objetivo es identificar dichas presuntas malas prácticas que puedan suponer un riesgo para la corporación y poder así combatirlas. En dicho canal, los denunciantes transmiten la información a través de un sistema seguro que debe evitar filtraciones que dañen la reputación de la empresa.

La prioridad de estos canales es proteger a las personas que denuncian, en especial, a las que trabajan en la organización o están relacionadas con esta. La herramienta tiene que permitir realizar el aviso de forma completamente confidencial y, en su caso, anónima, si el denunciante (alertador) así lo desea.

Algunas de las situaciones que se podrían denunciar por esta vía son:

  • posibles conductas y acciones consideradas ilegales con el desempeño del trabajo,
  • presunta gestión lucrativa de recursos de la empresa,
  • situaciones de discriminación o abuso sexual,
  • prácticas de corrupción, robos, fraudes, etc.

Requisitos mínimos del canal de denuncias

Además de ser eficaces, seguros y de garantizar la transparencia en su funcionamiento, todo canal de denuncias debe cumplir con cinco requisitos fundamentales:

  1. Asegurar el anonimato del denunciante y garantizar la confidencialidad de sus datos.
  2. Contar con una persona responsable de la gestión del mismo.
  3. Enviar el acuse de recibo al denunciante en un plazo máximo de siete días desde la recepción de la denuncia.
  4. Responder a la denuncia en un plazo máximo de tres meses a partir del acuse de recibo o, del vencimiento del plazo de siete días después de hacerse la denuncia.
  5. Permitir el acceso externo desde fuera de la propia red corporativa. No solo los trabajadores internos tienen derecho a denunciar. El canal debe ofrecer la posibilidad de ser utilizado por cualquier contraparte interesada para la empresa. La recomendación es ampliarse esta cobertura una vez que se han consolidado y verificado el adecuado funcionamiento de los cuatro puntos anteriores.

¿Qué no debe ser un canal de denuncias interno?

Hasta la fecha, y antes de la entrada en vigor del citado Reglamento Europeo, existía la falsa creencia que un canal de denuncias consistía en disponer de una cuenta de correo asignada para tal asunto y un despacho jurídico para su gestión.

Según Luis Rodríguez, director de Compliance de CE Consulting, “un canal de denuncias adecuado debe contar con protocolos tecnológicos que garanticen la no accesibilidad de contrapartes no autorizadas, accesos protegidos con claves y contraseñas, tecnología de seguridad que garantice la protección y salvaguarde de la información en él contenida. Además, debe contener un sistema de trazabilidad que permita garantizar los plazos y protecciones que hemos mencionado”.

¿Qué empresas están obligadas a tener un canal de denuncias?

Toda empresa privada que cuente con 50 trabajadores, o más, estará obligada a contar con un canal de denuncias. De la misma forma, las entidades públicas de menos de 50 trabajadores están obligadas a tener un canal de denuncias, siempre y cuando no pertenezcan a municipios de menos de 10.000 habitantes.

Por otro lado, las empresas afectadas por ser consideradas “sujetos obligados” por la Ley de Blanqueo de Capitales, así como las que tengan un plan de Compliance, también están obligadas a disponer de un canal de denuncias, independientemente de su número de trabajadores.

Multas y sanciones

Las empresas que no implanten el canal de denuncias, según la ley, se enfrentarán a sanciones económicas. Pueden ser: graves (hasta 25.000 €); y muy graves (hasta 50.000 €). Además, en caso de brecha de seguridad que suponga la exposición de datos personales, se aplicará también la LOPDGRR/RGPD. Esta contempla sanciones de hasta 20 M€ o el 4% de la facturación anual de la empresa.

Además de estas sanciones, si surge un problema de corrupción y la empresa no dispone de un canal de denuncias, se le puede derivar responsabilidad penal. Esto se da cuando la empresa no toma las precauciones necesarias. Por ello, disponer del canal de denuncias es uno de los seis factores atenuantes o eximentes contemplados en el Código penal español.

Para Rafael Suñer, director del servicio de Vigilancia Normativa de CE Consulting, el canal de denuncias “supone una oportunidad fantástica de solucionar incidencias antes de que sean un asunto judicial e incluso, como un verdadero apoyo en futuras causas judiciales. Se ha convertido en el aliado perfecto de las empresas en conflictos que, en el pasado, suponían grandes quebraderos de cabeza”.

¿Quién gestiona el canal de denuncias?

La propia empresa debe establecer la persona encargada de gestionar las denuncias. Puede gestionarse a través de un departamento interno o bien externalizar esta tarea a un tercero especializado.

Los beneficios fundamentales de externalizar el canal radican en la garantía de imparcialidad y la permanente actualización de normativa y legislación de los profesionales que están a cargo de ofrecer este servicio. Además, de esta forma, se garantiza la empresa la confidencialidad y protección y salvaguarda de la información tratada, con independencia del criterio del mismo, y se evitan conflictos de interés. Desde CE Consulting aportamos este servicio de gestión, considerando todos los factores mencionados y adaptados a la compañía y sector.

¿Cuál es el plazo para adaptarse a la normativa?

Todas las empresas con más de 250 trabajadores ya deben disponer de un canal de denuncias. El plazo para adaptarse finalizó el 17 de diciembre de 2021. Para las empresas privadas de entre 50 a 249 trabajadores, el plazo termina el 17 de diciembre de 2023.

Como casos novedosos, están obligados a disponer de un canal de denuncias los partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales y fundaciones.

¿Quién puede utilizarlo?

El canal de denuncias no debe estar disponible solo para los empleados de la organización. También debe estar disponible para terceros que tengan relación con la empresa. Por ejemplo: proveedores, administradores, socios o trabajadores autónomos que colaboren con ella.

¿Cuánto se tarda en implementarse un canal de denuncia?

La implantación de un canal de denuncia no culmina con la contratación tecnológica del mismo. Debe estar integrado en el sistema de compliance y / o de buen gobierno del que disponga la empresa o su sistema de prevención de blanqueo si se trata de empresa considerada “sujeto obligado”, según la citada ley.

Además del tiempo de implementación del canal, la empresa debe desarrollar acciones paralelas. Estas van desde informar y dar a conocer el canal de denuncias a todos los empleados y contrapartes, hasta formación para que los trabajadores y stakeholders sepan utilizar el sistema o resolver las dudas generadas.

.

10 errores en la digitalización de la empresa. Cómo evitar el desastre

La transformación digital en la pyme, y en cualquier tipo de empresa, no es un proceso elegible. Simplemente, aquellas que no se suban al carro de la digitalización, antes o después, se encontrarán en una posición competitiva desfavorable. Como última consecuencia, esas empresas terminarán desapareciendo del mercado. A pesar de ello, llevar a cabo un proceso de digitalización no es tan fácil y por ello se cometen errores. Desde CE Consulting te contamos los principales errores en la digitalización de la empresa para que puedas evitarlos o tenerlos presentes.

principales errores en la digitalización de la empresa

¿Por qué es importante la digitalización en la pyme?

En un mercado cada vez más competitivo y global, la pyme debe ser capaz de adaptarse a los cambios y exigencias que se van marcado. El hecho de no conocer las novedades del sector o adaptarse a las tendencias, puede hacer que esa empresa se quede atrás de su competencia, pudiendo poner en peligro su continuidad. Al realizar una transformación digital, por el contrario, esta puede tomar la delantera en su sector, ganando agilidad o ventas o reduciendo costes, solucionando dos de las mayores preocupaciones que tiene actualmente la pyme.

Digitalización y transformación digital: diferencias

La digitalización es el simple proceso de conversión de datos y procesos desde el mundo analógico al digital.

Por su parte, la transformación digital es mucho más. Comienza con la digitalización, pero el proceso permite a la empresa utilizar dichos datos digitales para agilizar sus procesos, reducir costes y tomar decisiones estratégicas que lleven al negocio a otro nivel.

¿Por qué fallan los procesos de digitalización?

Principalmente, al ejecutar un proceso de digitalización es clave contar con profesionales con experiencia que guíen y asesoren en todo el proyecto a las personas que se desempeñan en la empresa, o van a estar a cargo del mismo.

El hecho de contar con esos profesionales garantiza una agilidad en la implantación de soluciones, ayuda a minimizar al máximo los posibles errores que puedan darse, así como reducir los tiempos de implantación o los costes derivados de la digitalización.

Una gestión eficaz del proyecto de transformación digital, de manos de profesionales experimentados, es una garantía. Estos expertos guían el proceso de digitalización de forma secuencial: definiendo objetivos, diseñando un plan de acción, asignando tareas, realizando un seguimiento del proyecto de implantación, preparando informes y evaluando el cumplimiento, controlando cada fase, así como detectando y corrigiendo las desviaciones que se puedan producir.

Ventajas de la transformación digital

Un proceso de transformación digital debe ser ordenado. El hecho de realizarse así puede generar innumerables ventajas para la empresa:

  • Reducción de costes en todos los procesos.
  • Agilidad y fiabilidad en la toma de decisiones.
  • Incremento de ventas al activar nuevos canales.
  • Mejora de la marca.
  • Mayor visibilidad frente a los clientes.
  • Agilidad y precisión en todos los procesos, bien a nivel comercial logístico o procesos administrativos.
  • Disminución de errores por el factor humano.

10 errores en la digitalización de la empresa

Falta de visión global

El hecho de no tener una visión global del proyecto puede generar que el proyecto se construya con herramientas y aplicaciones que lo irán conformando de forma inconexa, creando entornos cerrados o con información dispersa. Lo más grave es que la integración a futuro de dichas piezas tendría un coste elevado. Por eso, es vital, desde al inicio del proyecto, construir con la pyme, y sus responsables, la imagen global de lo que se necesita en todas las áreas de la empresa.

Carencia de un análisis de madurez digital

Este error es muy habitual en aquellas empresas que se lanzan a realizar un proyecto de este tipo sin un diagnóstico inicial. Esto significa que la empresa no conoce su nivel de madurez digital, punto clave para arrancar el proyecto.

Inexistencia de un objetivo claro

La empresa que quiera transformarse digitalmente debe tener claro por qué quiere embarcarse en este proyecto, qué quiere conseguir. Los objetivos pueden ser muy diferentes: algunas compañías buscan ser más eficaces, otras quieren reducir costes, etc.

Además, debe definirse los objetivos por áreas de la empresa para que todas las personas implicadas trabajen en la misma dirección.

Es importante definir unos objetivos tan solo a corto plazo porque las implementaciones futuras sobre aplicaciones mal dimensionadas se pagan muy caras en términos de coste. Es necesario una definición de objetivos a largo plazo y atacar el proyecto por fases.

Escasez de trabajo previo a la implementación tecnológica

Esto significa que la empresa, antes de implementar una solución o herramienta tecnológica, debe analizar sus procesos y forma de trabajar. Es necesario poner orden en la organización para así elegir las soluciones adecuadas para cada particularidad empresarial.

Selección inadecuada de herramientas

Otro error en el que caen muchas empresas es que suelen equivocarse en la elección de las herramientas tecnológicas a implementar ya que no se adecúan bien a la situación particular o problemas que tiene la empresa. En unas ocasiones la herramienta se queda corta y, en otras, es sobredimensionada a lo que se precisa. En ambos casos, estas situaciones implican costes extra en el futuro.

Falta de ambición

Cualquier empresa puede iniciar un proceso de digitalización para mejorar algún aspecto de su organización. Pensar que la digitalización es solo para grandes compañías es un error habitual en el que caen las empresas lideradas por profesionales poco convencidos en el potencial que tiene la tecnología.

La falta de ambición también puede generar muchas dudas y, por ende, retrasos en el inicio de la digitalización. No se tiene que pensar en el “ya llego tarde al proceso de digitalización” sino poner las medidas necesarias para arrancar el proyecto.

Poca planificación

Como decíamos, la digitalización debe ser ordenada. La falta de planificación de actividades y el hecho de no ser realista con los tiempos y fechas del proyecto puede generar problemas o hacer que no logremos los objetivos marcados.

Olvidarse de aspectos internos

Otro error habitual que sucede a muchas empresas es que su proyecto de digitalización lo orientan al cliente y se olvidan de digitalizar sus procesos internos. Ante estas situaciones, se da una disparidad de formas de trabajo y de relacionarse que podrían afectar al trabajo diario que realiza el personal de la empresa, así como a la relación comercial entre empresa y cliente.

Inadecuada comunicación y explicación

El compromiso de los trabajadores con el proyecto de transformación digital es vital. Por ello, la comunicación debe ser bidireccional: tanto desde la gerencia y mandos intermedios a los equipos, transmitiendo los objetivos y etapas del proceso, como desde los trabajadores hacia la dirección, vía informes y reporting. Con ello, la empresa se asegura de ir detectando y corrigiendo las desviaciones en cuanto se producen.

Otro aspecto de la comunicación en todo este proceso de digitalización es que toda la organización debe estar alineada e informada de cuál es el plan de transformación, disipando miedos y dudas que puedan surgir en los trabajadores, en relación a sus puestos de trabajo (si se eliminarán cargos, si con la digitalización se reducirán puestos, cambiarán las funciones, etc.). Por ello, hay que realizar una comunicación cercana y clara, transmitiendo correctamente los beneficios de la digitalización y la repercusión positiva que generará, tanto en el trabajo diario de los trabajadores como en la consecución de los objetivos estratégicos de la empresa.

Ausencia de compromiso desde la dirección

La dirección de la empresa debe estar convencida y segura al 100% de la transformación digital que necesita la compañía para poder trasmitirla en cascada a todo el personal que forma parte de la empresa.

El compromiso es clave para la búsqueda de los recursos necesarios, tanto de personal como económicos.

Recomendaciones para un proceso de digitalización exitoso

Para lograr el objetivo que la empresa se marca con el proyecto de digitalización, los expertos aseguran que es importante tener presentes estas recomendaciones:

  • Contar con los mejores profesionales, con experiencia probada en procesos de transformación digital en pymes.
  • Contar con una visión global e integradora del proyecto.
  • Definir objetivos claros, adaptados a la realidad de la pyme, el sector, el mercado.
  • Pensar en el cliente: él es rey. En base a ello, enfocar el proceso de digitalización, pero sin olvidarse de los procesos internos ya mencionados.
  • Implicar a todo el equipo en la transformación de la empresa.
  • Definir un plan de implantación y nombrar a un responsable para su seguimiento.
  • Controlar a cada cierto tiempo el proceso. Ver nivel de cumplimiento, fallos, buscar soluciones, etc.